La experiencia del Vermicompostaje

La experiencia del Vermicompostaje

Para quienes no lo sepan, el compost de lombriz (también llamado vermicompost o humus de lombriz) es uno de los abonos naturales con mejores cualidades para nuestras plantas y el huerto. Los gusanos y lombrices juegan un papel fundamental en la fertilidad de la tierra, digiriendo restos vegetales, aierando con sus mini túneles y aportando con sus propios deshechos lo que las raíces de las plantas no podrían obtener de ningún otro modo.

Una tierra sin gusanos es más bien una tierra muerta y poco fértil. Su presencia es, pues, fundamental.

El compost de lombriz obtenido con una vermicompostera es algo así como fabricar de manera intensiva todo aquello beneficioso que las lombrices aportan a la tierra.

Aquí tenéis mis consejos prácticos para cuidar que vuestras lombrices vayan formando el preciado humus de lombriz sin ningún problema:

  • No todos los restos de comida valen; esto parece obvio pero hay que recordarlo: no se puede usar restos de carne (ni huesos), huevos fritos, etc., es decir, restos de comida prepadara. Fundamentalmente, lo que hay que usar son aquellos deshechos que surgen cuando se prepara la comida, tales como trozos de lechuga, las peladuras de verduras y frutas, etc.
  • ¡Hay que enterrar los nuevos restos que se añaden a la vermicompostera!. Esto es fundamental para que la descomposición de estos deshechos sea anaerobia (sin presencia de oxígeno) y no aerobia (con presencia de oxígeno); ésto último produce malos olores que pueden atraer a insectos no deseados y del mismo modo modificar la estructura del humus
  • Es fundamental echar cáscaras de huevo, esto hace que el humus no se acidifique; las lombrices no pueden vivir en un medio ácido y pueden hasta morir por esta razón. Es interesantísimo cómo en pocos días desaparecen los restos de cáscara de huevo
  • Por lo general, si nos molestamos en trocear un poco los restos que vertemos a la vermicompostera, mucho mejor, así tardarán menos en descomponerse y estar listos para que las lombrices les hinquen el diente (es un decir, claro). Sobre esto, hay que decir que los gusanos no se comen la comida tal cual, sino que necesitan que ésta esté mínimamente descompuesta para que la puedan digerir
  • Las peladuras de patata, al menos por mi experiencia, van fatal en la vermicompostera; por dos razones, porque tardan muchísimo en descomponerse y además porque es muy fácil que surjan brotes de la planta. Es una pena porque cuando pelamos patatas surgen una gran cantidad de restos. No así las peladuras de calabacines, por ejemplo
  • Controlar la humedad; esto es tan simple como mirar si el humus estás muy húmedo o muy seco; si vemos que ocurre lo primero, podemos mezclar con tierra, restos de poda de césped o algo parecido; esto se puede dar posiblemente porque estáis echando demasiada comida. Si ocurre lo segundo sólo hay que pulverizar un poco de agua y ya está
  • ¡Remover los restos de vez en cuando!. Este es mi mejor consejo, para airear un poco el humus y evitar que se apelmace en algunos sitios, hay que removerlo de vez en cuando. Yo en esto no sigo una rutina exhaustiva, de vez en cuando, cada 10 días o dos semanas (o cuando me acuerdo, para ser sincero), le echo un vistazo a mis gusanos y remuevo un poco el humus. Si veo que tienen poca comida, entonces guardamos los dehechos cuando cocinamos
  • Larvas o pupas de moscas guerreras: no me preguntéis por qué, pero de vez en cuando surgen larvas de estas moscas que son fácilmente reconocibles; no molestan, pero cuando están ahí es porque se zampan parte de la comida destinada a las lombrices, así que mejor quitarlas (cuando raramente salen, yo las quito directamente con los dedos)

Ya véis, puede parecer que hay que estar pendiente de las dichosas lombrices a diario, pero para nada es así. Si se siguen estas sencillas pautas, con echarle un ojo cada una o dos semanas es más que suficiente.

Por cierto, no hace mucho vi que vendían en un vivero saquitos de quinientos gramos de humus de lombriz ¡a dos euros!, razón de más para hacerlo en casa con los restos de cocina dado sus cualidades y beneficios para las plantas y el huerto.

All comments

Leave a Reply